.

La consideración de estar en situación y/o riesgo de exclusión social viene determinada por la aparición de una o más de estas características:

-Jóvenes mayores de entre 18 y  30 años

-Mayores de 45 años.

-Personas desempleadas de larga duración (más de 1 año)

-Problemas sanitarios limitantes: adicciones, discapacidades mentales, físicas, sensoriales, psíquicas.

-Población reclusa y exreclusa y menores en centros reeducativos

-Familias numerosas

-Familias monomarentales y/o monoparentales

-Población inmigrante

-Menores tutelados/as 

-Cualquier otra situación de desventaja para la inserción sociocomunitaria y laboral previa valoración de un/a Trabajador/a Social.

Además encontramos también situaciones de especial vulnerabilidad entre aquellas personas que reúnen una o más de estas circunstancias:

-Mujer, con especial hincapié en víctimas de violencia de género y/o de trata, prostitución

-Ingresos de renta mínima o carencia de ingresos

-Sin vivienda o infravivienda (también situaciones relacionadas con deshaucios)

-Personas mayores y menores en situación de abandono

-*Personas afectadas por la crisis del COVID-19 que vean su situación mermada de tal manera que pasen a padecer algunos de los aspectos detallados.

-Cualquier otra situación de especial vulnerabilidad contra sus derechos humanos previa valoración de un/a Trabajador/a Social